El otoño se acerca y ya huele a cocido madrileño

Empieza a notarse el fresquito y se huele en el aire que el otoño se acerca. Vale que vamos a echar de menos las noches de verano, los cines al aire libre y las cañas en las terrazas hasta la madrugada. ¿Y qué puede llamar más que cocido madrileño? Nada.

Pero el otoño también tiene sus cosas buenas. Madrid está más bonito que nunca en esos meses de año. Y ya tenemos excusa para poder disfrutar de un cocido madrileño, el puchero más típico de la villa.

El cocido madrileño, una de las delicias más típicas de la ciudad. Fuente: cruzblancavallecas.com

Hay otras versiones de este plato distribuidas por la geografía española. Pero ninguna como el cocido madrileño, un plato tan suculento que podría levantar a un muerto.

Este plato, cuyo protagonista absoluto son los garbanzos, tiene un origen incierto en el que se mezclan culturas, como siempre ha ocurrido en la ciudad.

La cocina andalusí ya utilizaba garbanzos, pero se cree que fueron los judíos sefardíes los que popularizaron su uso en estofados y pucheros. Después vendría la olla podrida castellana y para finales del siglo XVII el cocido madrileño ya era un plato típico entre la burguesía y las clases bajas.

Cocido madrileño en vasijas de barro. Fuente: enciclopediadegastronomia.es

¿Cuál es el secreto de este manjar tan castizo?

Sobre todo dos cosas son importantes: que los ingredientes sean buenos y que la cosa se haga a fuego lento.

Para preparar el caldo vas a necesitar huesos, morcillo, pollo o gallina, morcilla, chorizo y tocino. También necesitarás verduras (zanahorias, apio, nabo puerro…). Acuérdate de quitarle el exceso de grasa al caldo en el que después cocerás los garbanzos.

El cocido madrileño siempre lleva además repollo rehogado con pimentón y ajo y patatas. Y se come cada cosa por su orden. Primero la sopa de fideos, después los garbanzos el repollo, las patatas y la zanahoria. Y por último, la carne.

Cocido madrileño, se hace la boca agua solo con mirarlo. Fuente: cruzblacavallecas.com

Recuerda que cuando hay cocido, repetir casi es obligatorio, así que no te quedes corto con las cantidades. ¡Y no olvides las guindillas para acompañar!

Prometemos otro post muy pronto con los mejores cocidos madrileños que podéis disfrutar en la capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable ZURIGUEL VENTURES, S.L. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Siteground.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

shares