10 de septiembre de 1981, el esperado regreso del Guernica a España

Tal día como hoy, pero hace 38 años, el Casón del Buen Retiro recibía por fin una de nuestras obras de arte más importantes. El esperado regreso del Guernica a España pareció sacado de una película.

En enero de 1937, con España inmersa en la Guerra Civil, Picasso, entonces afincado en París, recibe un encargo del Gobierno de la República. Debía pintar un cuadro de grandes dimensiones. La obra se convertiría en la pieza central del pabellón español en la Exposición Internacional que se celebraría en unos meses en París.

regreso del guernica a espana

“En el mural en que estoy trabajando, al cual llamaré Guernica, y en todos mis trabajos artísticos recientes, expreso con claridad mi aborrecimiento hacia la casta que ha sumido a España en un océano de dolor y muerte” – Pablo Picasso.

Picasso aceptó el encargo. Pero a pesar de que la obra fue comprada por el Estado español, la victoria de Franco en 1939 retrasó el regreso del Guernica a España 44 años. Durante todos esos años, el cuadro estuvo en depósito en el MoMA de Nueva York.

Hasta que en la mañana del 10 de septiembre de 1981 el Guernica llegó a Barajas. Lo hizo en un vuelo comercial de Iberia, sin que ninguno de sus pasajeros supiera hasta que aterrizaron que en la bodega del avión volaba con ellos la que posiblemente es la obra de arte más importante del siglo XX.

El objetivo fue que el regreso del Guernica a España fuera lo más discreto posible. Por eso el lienzo se descolgó del MoMA y se entregó a las autoridades españolas de noche. Y por eso se introdujo en un vuelo comercial. Ni siquiera el personal del avión supo que estaba transportando al Guernica hasta que aterrizaron.

El Guernica colgó de las paredes del Casón del Buen Retiro durante 11 años, hasta que en 1992 fue trasladado al Museo Reina Sofía.

Una obra de arte monumental

Al genio malagueño le costó encontrar inspiración para el tema de su mural. Hasta que el 26 de abril, la aviación alemana, apoyando al ejército sublevado, bombardeó la ciudad de Guernica. El hecho conmocionó a Europa entera. También a Picasso, que decidió dedicar su mural a este triste hecho.

Picasso se valió de distintas técnicas de vanguardia. además de las técnicas propias del cubismo, utilizó un estilo puramente expresionista para construir a sus personajes. Por otro lado, la distorsión del espacio nos remite claramente al surrealismo. En el Guernica hay simbolismo, collage, y una clara influencia de la fotografía, que se manifiesta sobre todo en la ausencia de colores.

Con el paso de los años, Guernica se ha convertido en un canto universal contra la desolación y la barbarie de la guerra. Esta magnífica obra de arte puede verse en la sala 206 del Museo Reina Sofía.

shares