El secreto que esconde la sala 409 del Reina Sofía

Tal día como hoy, pero hace nada menos que 120 años nacía el mago del suspense, con permiso de Ibánez Serrador. Maestro absoluto del suspense y del thriller psicológico, Alfred Hitchcock creó un estilo cinematográfico con una identidad propia. Y se convirtió en uno de los directores de cine más influyentes de todos los tiempos.

alfred hitchcock

Las referencias al cine de Hitchcock se pueden observar en muchas películas de grandes directores. Desde Martin Scorsese a David Lynch, pasando por Brian de Palma y el ya mencionado Chicho Ibáñez Serrador.

A lo largo de su carrera, Hitchcock hizo de si mismo un personaje, al aparecer con un brevísimo cameo en casi todas sus cintas. Lo que más le gustaba era jugar con los espectadores, perturbando y generándoles ansiedad con la música y los encuadres. Y haciéndoles caer en la trampa del Macguffin, un hecho de supuesta importancia en la trama que resultaba ser solo un engaño.

Su obsesión por las actrices rubias, su atracción por el voyeurismo y el psicoanálisis, la intriga, la música o los maravillosos y creativos títulos de crédito son solo algunos elementos del cine hitchcockiano.

Su carrera en el cine fue larga, y nos dejó para siempre la posibilidad de disfrutar con obras maestras como Vértigo, Los pájaros, Psicosis, La soga, Con la muerte en los talones o Rebeca.

Si quieres rendir un homenaje al mago de suspense el día de su 120º cumpleaños, hay un curioso lugar en Madrid donde puedes hacerlo.

Se trata de la sala 409 del Museo Reina Sofía. Allí se proyecta continuamente una de las obras maestras del director, en versión original subtitulada al español: La ventana indiscreta.

shares